17.9 C
Linares
InicioUncategorized¿A quién hay que hacerle la cruz?

¿A quién hay que hacerle la cruz?

Cuando el segundo fin de semana de abril, sábado o domingo, vaya Ud. a votar, entre las 4 cédulas que recibirá, una incluirá 59 nombres de candidatos a la Convención Constituyente. De ellos, habrá Ud. de escoger a uno, al que le hará la cruz.

¿A quién? La tarea de elegir a aquellos que redacten nuestra futura Carta Fundamental es tan importante como la misión que los 155 elegidos habrán de cumplir. La equivocación de nosotros, como simples ciudadanos, podría tener un efecto multiplicador de tal magnitud, que prefiero advertírselo, aún a riesgo de parecer majadero, pedante o agorero.

Prefiera a los conocidos. Me refiero a candidatos a quienes Ud. conozca directamente, no a aquellos que sólo ha visto en televisión. Nada reemplaza el contacto directo y si, además, Ud. le ha escuchado hablar y se ha enterado de sus ideas, antes de todo este proceso, cuando aún no era candidato, mejor. Le sorprendería saber la cantidad de posturas que han cambiado, principios que han adoptado y valores que han estrenado muchos, desde que son candidatos.

Prefiera, también, a los que hablan poco, pero dicen harto. La palabrería insustancial que se escucha en las llamadas a su celular, las imágenes bonitas y la música inspiradora que muestran los videos que circulan por doquier, tendrán muy poco que ver con la labor de los constituyentes. Prefiera a los que comparten opiniones claras, sin fintas ni embelecos lingüísticos. Cuestiones sustanciales como el derecho a la vida o a la propiedad, la protección de la familia o al medio ambiente, no pueden quedar borrosas detrás de las palabras del candidato. Por selectas y abundantes estas que sean.

Prefiera la consecuencia, la concordancia entre lo que hoy dice y hace el candidato, y lo que Ud. sabe que hacía y decía hace algún tiempo. Ser consecuente no es fácil. Abundan los candidatos que opinan según el parecer de las encuestas y se inclinan a favor del viento que sopla desde los medios. La trayectoria vital del candidato dice mucho. Hay quienes hablan del esfuerzo y sacrificio, desde la comodidad de sus privilegios heredados o inmerecidos. Algunos, aconsejan hacer hoy lo que ellos jamás hicieron en el pasado. Otros, dicen ser lo que nunca han sido y Ud. lo sabe bien.

Prefiera a los que saben. Con su voto Ud. estará eligiendo el redactor de una texto altamente especializado, complejo y trascendente. No sirven aquellos que aparentan ser buenos para todo y lo mismo opinan de deporte, agricultura, educación, justicia o economía. El océano de conocimientos, pero de un centímetro de profundidad, no sirve para redactar nuestra Constitución. El antiguo “maestro chasquilla”, que sabía un poquito de todo, era simpático y popular, pero sus reparaciones obligaban a volver a él a cada rato. Y Ud., igual que yo y la inmensa mayoría de chilenos, aspiramos a una Carta Magna sólida, indeleble y perdurable.

Estoy seguro que entre el más de medio centenar nombres que Ud. podrá leer en la extensa cédula en abril, más de alguno cumplirá adecuadamente con los estándares y requisitos que le sugiero. Y, para no demorar el trámite, que ya sabemos será muy largo, empiece desde ahora. Evalúe las propuestas, contraste las trayectorias, juzgue las conductas y comience a depurar esa larga lista. En esto, como en tantas otras cosas, sabemos que muchos son los llamados, pero pocos los escogidos. Ud. sólo a uno.  ¡A ese tiene hacerle la cruz!!

- Publicidad -
Mantente Informado
3,107FansMe gusta
- Publicidad -
Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here