13 C
Linares
InicioUncategorized2021 ¿Un año de esperanza?

2021 ¿Un año de esperanza?

Sin lugar a dudas el año 2020 fue un tiempo extremadamente complejo para una ciudadanía que venía de vivir el mayor Estallido Social del siglo, el despertar de los chilenos que por años parecieron dormirse sin ejercer su derecho a manifestarse e indignarse frente a un sistema y clase política que creía vivir en un oasis, pero que escondía bajo la alfombra las mayores desigualdades y falta de equidad en la naciones de la OCDE.

Junto a lo anterior, surgió la pandemia del Covid-19, que nos reventó en la cara dando muestras de lo precario de nuestro sistema de salud y que para la autoridad la economía prevalece sobre otras consideraciones y derechos; nuestra región ha sido golpeada por este virus y nos hemos acostumbrado a vivir con toque de queda por más de un año y con cuarentenas intermitentes, sin que aún se logre controlar sanitariamente el contagio, que por el contrario ha ido en aumento especialmente en la provincia de Curicó.

Dicho lo anterior, el 2021 será año electoral, en donde tendremos elecciones municipales -alcalde y concejales-, por primera vez se elegirá Gobernador y en una elección inédita, se elegirá por primera vez Constituyentes para redactar una nueva Constitución Política.

La construcción de esta nueva Carta Fundamental fue la salida política que dio la elite a la crisis que se generó desde el 18 de octubre de 2019, y que desembocó en el llamado “Acuerdo por la Paz”, en el cual, partidos políticos se reunieron – sin dirigentes sociales, ni representantes de quienes se mantenían movilizados y mientras se seguían violando en forma grave, reiterada y sistemática los derechos humanos de miles de chilenos en las calles – para acordar lo que ellos creen era la solución, estableciendo mecanismos, quorum y reglas del juego, que al final del día y como era de esperarse beneficiaron a los mismos partidos políticos, especialmente a los que quieren que nada cambie.

En el tiempo que ha trascurrido desde noviembre de 2019 a la fecha, hemos visto como proyectos de ley importantes no se han aprobado en el Congreso, precisamente, por el alto quorum que se requiere, mismo que regirá la construcción de la nueva Constitución. También hemos visto como el Acuerdo por la Paz introdujo nuevas normas en la actual Constitución, como el artículo 135, que en su último inciso reconoce el rango supraconstitucional de los tratados internacionales, es decir que los tratados sobre derechos esenciales ratificados por Chile tienen un rango superior y obligatorio, más en la práctica vemos como los órganos del Estado desatienden dichos tratados, burlando el llamado Acuerdo, como acaba de ocurrir con el fallo del Tribunal Constitucional acerca del segundo retiro del 10% de las AFP. 

Cuesta entender que los mismos que no querían cambiar la Constitución, muchos de esos hoy estén haciendo fila para ser candidatos a Constituyentes, y quieran jugarse la opción para participar buscando resguardar sus privilegios; caso icónico es el del ex Ministro de Agricultura del actual gobierno, que esta semana dejó la cartera anunciando en La Moneda su postulación por el distrito 17.

Así las cosas ¿Podemos esperar confiados y con esperanza el proceso que se inicia este año? Tengo mis temores, mis sospechas fundadas y creo que lo peor que podría ocurrir es que una vez más la ciudadanía se sienta burlada por el establishment, si ocurre el estallido no lo parará nadie.  

- Publicidad -
Mantente Informado
3,107FansMe gusta
- Publicidad -
Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here